Chang'e 5

La “Administración Espacial Nacional China” (CNSA) emprendió el Proyecto Chang’e con el firme propósito de iniciar un programa de exploración robótica y de misiones tripuladas a la Luna.

El Proyecto Chang’e

El Proyecto Chang’e  se llama así en referencia a la diosa china Chang’e la cual, según las leyendas, vive en la Luna.

El Programa Chino de Exploración Lunar comenzó en el año 2007 con el lanzamiento de una primera sonda que orbitó en torno a la Luna.

Se espera que en el año 2036, el proyecto Chang’e consiga hacer llegar a la Luna una misión tripulada.

Los objetivos fijados a corto y medio plazo son:

  • Orbitar alrededor de la Luna
  • Alunizar
  • Recoger y traer muestras a la Tierra
  • Alunizaje tripulado.

Para la exploración robótica se prevé  emplear orbitadores lunares, robots lunares y sondas que traigan a la Tierra muestras de suelo lunar.

Para las misiones tripuladas, la Administración Espacial Nacional China prepara una  nave espacial de nombre Shenzhou.

El control de tierra de las misiones se realiza a través de una “Red de Seguimiento de Espacio Profundo”, compuesta por antenas de 50 m de diámetro en Pekín, y de 40 m en Kunming, Shanghái y Ürümqi.

Para los lanzamientos, se ha empleado una versión adaptada del cohete “Larga Marcha”.

La sonda Chang’e 1

La primera misión del programa fue Chang’e 1, un orbitador lunar no tripulado, lanzado el 24 de octubre de 2007 desde el Centro Espacial de Xichang.

Chang’e 1 entró en la órbita lunar el 5 de noviembre de 2007, y permaneció 16 meses orbitando alrededor de la Luna. Se estrelló en la superficie lunar el 1º de marzo de 2009.

Chang'e 1
Imagen artística del Chang’e 1 al impactar en la Luna. Crédito: web “People’s Daily Online”.

Chang’e-1 envió a China el primer mapa completo de la superficie de la Luna.

Se llevaron a cabo una docena de pruebas de rendimiento mientras Chang’e-1 estaba en órbita, para averiguar su capacidad de ajuste de la órbita.

Chang’e-1 había ido reduciendo su velocidad bajo control remoto de dos estaciones de observación y control: una en Qingdao, en el este de China; la otra, en Kashi, en el noroeste de China.

La sonda Chang’e 2

La sonda Chang’e 2 salió rumbo a la Luna el 1º de octubre de 2010.

Los objetivos de la misión Chang’e-2 fueron:

  • Entrar en la órbita lunar sin asentarse primero en una órbita terrestre.
  • Probar la tecnología de captura por la Luna desde 100 km de distancia.
  • Mejorar el sistema de transmisión de datos de alta velocidad entre la Luna y el Centro de Control Espacial.
  • Mejorar la exactitud y precisión de los datos científicos lunares.
  • Obtener imágenes tridimensionales de la superficie lunar, especialmente de Sinus Iridum, posible sitio de aterrizaje de Chang’e3.
  • Estudiar la composición del material de la superficie lunar.

    Chang'e 2
    Foto de la nave espacial Chang’e-2 en el Centro de Lanzamiento de Satélites de Xichang. Crédito: CAST, web de eoportal.org

La misión de Chang’e 2 era orbitar alrededor de la Luna, a fin de recoger datos que facilitaran el alunizaje de robots y de seres humanos en misiones posteriores.

Una vez cumplida su misión, la Chang’e 2 siguió su camino rumbo al espacio, a fin de probar la red de control y seguimiento de naves espaciales de China.

El 14 de julio de 2013, la sonda Chang’e-2 había alcanzado una distancia de 50 millones de kilómetros de la Tierra, marcando una nueva altura en la exploración del espacio profundo.

En el año 2015, el Chang’e-2 se hallaba a más de 100 millones de kilómetros de la Tierra.

La sonda Chang’e 3

Tres años más tarde, todo estuvo preparado para que la sonda Chang’e 3 pudiera alunizar.

El lanzamiento de Chang’e 3  fue el 2 de diciembre de 2013.

Chang'e 3
Lugar de alunizaje en el Mare Imbrium. Crédito: NASA,Wikipedia.

Después de dos semanas, el 14 de diciembre de 2013, la sonda alunizó con éxito en la más espectacular y bella bahía de la Luna, la Bahía del Arco Iris, Sinus Iridum.

La  Bahía del Arco Iris se encuentra ubicada al noroeste del Mare Imbrium, Mar de la Lluvia, y es  visible incluso con prismáticos.

El Sinus Iridum es un cráter de impacto de 250 km de diámetro, el cual perdió su pared sureste, formando así una bahía.

Con el alunizaje suave de Chang’e 3, finalizó un periodo de 37 años sin exploración de la superficie lunar, desde la llegada de la sonda Luna 24 de la Unión Soviética, en 1976.

La sonda Chang’e 4

El 7 de diciembre de 2018, la Administración Espacial China realizó el lanzamiento de la Chang’e 4, con destino al lado oculto de la Luna.

La sonda aterrizó con éxito el 3 de enero de 2019, depositando en la superficie lunar un robot explorador llamado Yutu-2.

Con este triunfo, China se convirtió en la primera nación que logró un aterrizaje controlado en la cara oculta de la Luna.

Vehicle Luna
Imagen artística del vehículo lunar de la Chang’e-4. Crédito: Administración Nacional Espacial de China.

Las comunicaciones entre la sonda y la Tierra fueron posibles gracias a un satélite, Queqiao, puesto en órbita anteriormente, y que opera a modo de “espejo” transmisor de información entre los centros de control en la Tierra y la Chang’e 4.

La nave robótica Chang’e 5

La nave robótica Chang’e 5 despegó el 23 de noviembre de 2020, desde el Centro Espacial de Wenchang, en la isla de Hainan, rumbo a nuestro satélite.

La Chang’e 5 alunizó el 1º de diciembre de 2020, en la zona conocida como Oceanus Procellarum, un gran montículo volcánico elevado de 70 km de diámetro de material basáltico situada en la región noroeste de la cara visible de la Luna.

El principal objetivo de esta misión era recoger muestras del suelo lunar  y traerlas a la Tierra.

Mapa
Mapa de la Luna. Crédito: https://www.xataka.com/espacio/

Las autoridades chinas ofrecieron de inmediato las primeras imágenes de este nuevo hito histórico, pues se trata de la misión espacial más compleja emprendida por China.

Un brazo robótico taladró la superficie, haciendo un agujero de 2m de profundidad; y recogió unos dos kilos de rocas y escombros lunares.

Las muestras fueron trasladadas a un vehículo que ascendió hasta acoplarse con un módulo orbitador que después trajo ese material a la Tierra, 23 días más tarde, cuando aterrizó en Mongolia.

Una joven de 24 años, Zhou Chengyu, con el grado de comandante del programa, estuvo a cargo del sistema de conexión y control de cohetes.

Bandera China
Imagen de la bandera china en la Luna. Crédito: Agencia Espacial China.

China plantó en la Luna su bandera roja estrellada, más de 50 años después de que lo hiciera Estados Unidos.

Las imágenes fueron tomadas por una cámara situada en la nave Chang’e-5, poco antes de  abandonar  la Luna.