Cometa

Pulse aquí si desea leer esta página en inglés

A los cometas se les ha conocido desde la más remota antigüedad como aparición esporádica de extraños cuerpos celestes que atravesaban los bellos cielos nocturnos de aquellos tiempos.

Inicialmente aparecen como un punto luminoso que se mueve en medio de las estrellas.

Luego, a las pocas noches, ese punto empieza a desarrollar una cola, que en ocasiones se alarga considerablemente y con una variedad de colores que les da un aspecto fantástico.

Los griegos los llamaron “cometas”; En griego, kome significa “cabello”. Aristóteles popularizó el nombre “kometes” para referirse a estas “estrellas con pelo“.

Sus orígenes están en el sistema solar exterior, y se ven intensamente afectados por las aproximaciones a los planetas principales. Algunos son trasladados a órbitas muy cercanas al Sol que los destruye cuando se acercan, mientras que otros son enviados para siempre fuera del sistema solar.

Cometa 1577
El gran cometa de 1577, visto sobre Praga el 12 de noviembre. Crédito: Wikipedia. Grabado realizado por Jiri Daschitzky. Web: “en.wikipedia.org/wiki/Great_Comet_of_1577”.

El 13 de noviembre de 1577, la aparición de un enorme cometa causó gran sensación.

Entonces el gran astrónomo Tycho Brahe, con sus instrumentos, siguió su curso y calculó su distancia a la Tierra.

Concluyó que estaba aproximadamente a 230 radios terrestres, es decir, más allá de la Luna, que tiene 60 radios terrestres.

El cometa más conocido es el cometa Halley. Los documentos disponibles certifican que este cometa ya fue observado en el año 239 a. C.

Posteriormente, el astrónomo alemán Regiomontano, registró su aparición en el año 1472.

En el año 1531, se volvió a ver un gran cometa y el astrónomo Petrus Apianus anotó las características que pudo percibir.

En 1607, desde Praga, Johannes Kepler también vio un gran cometa y dejó notas de lo que observó.

Halley estudió cuidadosamente la órbita de este cometa.

En 1705, el cometa hizo una nueva aparición. En esta ocasión, Edmund Halley estudió con detenimiento su trayectoria y comprobó que las características del cometa coincidían con las descritas en 1472, 1531 y 1607.

Edmond Halley
Edmond Halley fue un astrónomo británico. Crédito: web “wikitree.com/photo/jpg/Halley-148-2”.

Halley concluyó que correspondían al mismo objeto celeste, que describía una órbita elíptica alrededor del Sol y que regresaba cada 76 años. Predijo su reaparición para el año 1757.

Halley murió en 1742 y no pudo ver el regreso de su cometa, que no se vio hasta el 25 de diciembre de 1758.

La atracción gravitacional de Júpiter y Saturno fue la causa del retraso.

Aunque Halley no lo descubrió, este hermoso cometa lleva su nombre.

Cometa 1986
El paso del cometa Halley en 1986. Crédito: web “nostalgia80.com/el-paso-del-cometa-halley-1986/”

¿Qué es exactamente un cometa?

A mediados del siglo XX, la comunidad científica aceptó la idea de que un cometa es un núcleo rocoso mezclado con hielo y gases.

En terminología coloquial, se dice que un cometa es una bola de nieve sucia.

En 1986, cuando el cometa Halley asomó la cabeza por el horizonte, cinco sondas espaciales se dispusieron a salir a su encuentro: 2 de la URSS, 2 de Japón y 1 de Europa.

Volaron a través de la luminosa nube de partículas que rodeaba el núcleo congelado y comprobaron varios datos que también podrían ser similares a los de otros cometas.

Los cometas son cuerpos sólidos compuestos de agua, hielo seco, amoníaco, metano, hierro, magnesio y silicatos.

Debido a las bajas temperaturas de los lugares donde se encuentran, estas sustancias se congelan. En terminología coloquial, se dice que un cometa es una bola de nieve sucia que alcanza un diámetro de unas pocas decenas de kilómetros.

Los fotones del viento solar hacen que el núcleo y la envoltura se calienten y generen gases que se proyectan hacia atrás, lo que hace que se forme una cola que apunta lejos del Sol y se extiende por millones de kilómetros.

Este chorro de gas se expulsa violentamente y a gran distancia. Una de las sondas soviéticas que se encontraba a 100.000 km del cometa, resultó dañada.

Se estima que un cometa podría pasar unas 2.000 veces cerca del Sol ,antes de que su núcleo se agote por completo.

El cometa 2P Encke

La historia del cometa 2P / Encke comenzó el 17 de enero de 1786, cuando Pierre Méchain, de París, lo avistó en las proximidades de la estrella Beta Acuario.

Inmediatamente comunicó este descubrimiento a Charles Messier y a Jacques Cassini, hijo de Giovani Cassini, quien también lo vio unos días después. Tenía un núcleo brillante, pero le faltaba cola.

Años más tarde, el 17 de noviembre de 1795, Caroline Herschel descubrió, cerca de la estrella Gamma Cigni, un cuerpo celeste apenas visible a simple vista, sin núcleo, pero con una ligera condensación central de luz.

Cometa 2P
El cometa 2P / Encke fue el segundo cometa en tener una órbita periódica descubierta. Crédito: NASA. web “solarsystem.nasa.gov/asteroids-comets-and-meteors/comets/2p-encke/in-depth/”

La trayectoria elíptica de Encke se extiende desde las afueras de la órbita marciana hasta la órbita de Mercurio.

Tiene un período de 3,3 años, el más corto de los cometas conocidos y, por tanto, el cometa que tiene el mayor número de apariciones registradas y es uno de los cometas que ha tenido más apariciones y el que ha sido más estudiado.

Su regreso en 2003, supuso la 59ª de las apariciones documentadas desde que fue descubierto oficialmente en 1786. Es uno de los cometas mejor estudiados.

Actualmente tiene un brillo muy tenue que apenas alcanza la magnitud 7, por lo que no es visible a simple vista y es casi imposible distinguirlo de un asteroide.

Hace miles de años, era un cometa brillante, pero debido a que el hielo en su superficie se sublima alrededor del Sol, sufre una gran pérdida de materia. Se calcula que para el 2050 habrá agotado todo su hielo y se convertirá en un asteroide.

Cometa 2P 2003
Se ve el punto difuso del cometa Encke, capturado por un pequeño telescopio el 29 de noviembre de 2003, en Arkansas, EE. UU. Autor: Michael Holloway. Web: “apod.nasa.gov/apod/ap031223.html”

Esa misma estrella fue observada durante el mes de noviembre por el astrónomo alemán Johann Bode, por el francés Alexis Bouvard y por el astrónomo aficionado alemán Wilhelm Olbers.

Cuando calcularon su trayectoria, se quedaron perplejos al descubrir que no encajaba en una parábola, como debería hacerlo un buen cometa, sino que estaba en una órbita elíptica.

El 26 de noviembre de 1818, el asistente del astrónomo, Pons, descubrió un cometa en la constelación de Pegaso.

Como permaneció visible durante unas siete semanas, hasta el 12 de enero de 1819, Pons pudo hacer una larga serie de observaciones.

Encontró que los elementos orbitales de este cometa eran muy similares a los descritos por los astrónomos en 1795.

Esto hizo sospechar a Dominique Arago, director del Observatorio de París, que se trataba del mismo cometa.

En ese momento, el astrónomo alemán Johann Encke, Director del Observatorio de Gotha, a través de un extraordinario trabajo computacional, encontró que la órbita era elíptica y tenía un período de tres años y medio.

Johann Encke
Johann Encke gran astrónomo alemán. Crédito: web “ztfnews.wordpress.com/tag/johann-franz-encke/

Al consultar un catálogo, le llamó la atención las similitudes entre los elementos que había calculado y los de los cometas de 1786, 1795 y 1805, y pensó que entre 1786 y 1818 este cometa habría pasado siete veces por el perihelio, sin ser visto. .

Encke fue premiado vinculando su nombre con el del cometa; aunque el propio Encke, modestamente, siempre lo llamó cometa de Pons.

En 1824, la Royal Astronomical Society otorgó a Encke la medalla de oro y envió la medalla de plata a Pons.

Otras noticias relacionadas con los cometas

En la noche del 24 de marzo de 1993, los Shoemakers descubrieron un cometa que pronto se hizo famoso, porque se supo que su órbita lo llevaba cerca de Júpiter y que impactaría al planeta.

Por supuesto, esto generó una gran expectación y la cobertura de los medios fue muy intensa. Además, en ese momento las cámaras del telescopio orbital Hubble ya estaban disponibles.

Entonces, ese día, 6 de julio de 1994, todos los telescopios estuvieron enfocados hacia el mismo punto en el cielo donde, a 650 millones de kilómetros de distancia, el cometa Shoemaker se iba a encontrar con el enorme planeta Júpiter.

shoemaker
Shoemaker impacta Júpiter en 1994. Crédito: ESA

El cometa se desintegró, y sus fragmentos, algunos de varios kilómetros de diámetro, impactaron en el hemisferio sur de Júpiter.

Los cometas pueden tener diámetros de unas pocas decenas de kilómetros, y están formados por agua, hielo seco, amoníaco, metano, hierro, magnesio y silicatos.

Debido a las bajísimas temperaturas de los lugares donde se mueven, estas sustancias que componen el cometa se congelan.

Algunas investigaciones apuntan a que los materiales que componen los cometas son materia orgánica, decisiva para la vida, y que en la formación temprana de la Tierra, algunos cometas impactaron sobre ella y dieron origen a seres vivos.

El 12 de enero de 2005, la NASA lanzó una sonda espacial diseñada para estudiar la composición del interior de un cometa. Se la llamó Deep Impact (impacto profundo).

El 4 de julio del mismo año, coincidiendo con la fiesta de la independencia de Estados Unidos, la sonda se acercó al núcleo del cometa 9P / Tempel.

Una sección de la sonda, llamada impactador, se desprendió de ella y se lanzó al núcleo, con el que impactó 34 horas después, abriendo un cráter de 100 metros de diámetro.

Todo lo que sucedió fue fotografiado por la sección de la sonda que aún volaba por encima, por telescopios en la Tierra, y por algunos telescopios orbitales.

Algunos astrónomos sugieren que los cometas retienen, en forma de hielo y polvo, la composición de la nebulosa primitiva a partir de la cual se formó el Sistema Solar.

El estudio de los cometas puede dar indicios de las características de esa nube primordial.

Sonda
Composición artística de la nave espacial Deep Impact. Crédito: NASA. Web “solarsystem.nasa.gov/missions/deep-impact-epoxi/in-depth/”