Clavius

Los calendarios siempre se han relacionado con el año terrestre. La Tierra, en su viaje alrededor del Sol, tarda aproximadamente 365 días y 6 horas en hacer una revolución completa.

Más exactamente: 365 días, 5 horas y 57 minutos.

Mejor aún, el año tiene: 365.242189 días.

Traslación
Traslación de la Tierra. Crédito: web “byjus.com”

El calendario egipcio

La evidencia histórica más antigua indica que el primer calendario solar se creó en el Antiguo Egipto, a principios del tercer milenio antes de Cristo.

Giza
Gran Esfinge de Giza. Crédito: web “history.com/topics/ancient-egypt/the-sphinx”

Surgió de la necesidad de predecir con precisión cuándo nacería el río Nilo, lo que tiene una periodicidad anual, un evento fundamental en una sociedad que vivía de la agricultura.

Este calendario tenía un año de 365 días, lo que ocasionaba desequilibrios de vez en cuando, que se corrigían periódicamente.

El calendario romano

Hace muchos años, Roma había adoptado el calendario egipcio, con un año de 365 días. El desajuste con la realidad fue tan grande (80 días para el final) que ya era invierno cuando el calendario oficial aún indicaba otoño.

Foro romano
El Foro Romano con el Palatino al fondo. Crédito: web “es.wikipedia.org”.

Cuando la bella, inteligente y culta Cleopatra, reina de Egipto, decidió viajar a Roma para visitar a Julio César, se llevó consigo a uno de sus principales astrónomos, el griego Sosígenes.

Sosígenes de Alejandría conoció la fallida reforma de Canope, que se hecho hacía dos siglos, y colaboró ​​con Julio César para adoptar esa antigua reforma al calendario romano e implementarla como un nuevo calendario.

El nuevo calendario se implementó en el 46 a. C.  con el nombre de Calendario Juliano en honor a Julio César.

Para corregir los atrasos anteriores, Julio César ordenó que se contaran 445 días ese año, en lugar de los 365 normales.

Se le llamó el año de la confusión y se agregaron 3 meses: uno después de febrero y dos entre noviembre y diciembre (uno de 33 días y el otro de 34 días).

Julio César
Retrato de Iulio César (Museo Vaticano). Crédito: web “commons.wikimedia.org/wiki/”.

calendario juliano

Sosígenes y los demás astrónomos ya sabían que el año astronómico tenía 365,25 días: un cuarto de día más de lo que se había considerado hasta entonces.

Para ajustar correctamente el calendario, fue necesario agregar 1 día cada 4 años.

Desde el 44 a. C. Se estableció que cada año constaría de 365 días, y que cada cuatro años se contarían 366 días, sumando 1 día al mes de febrero de los años que fueran múltiplos de 4.

Esos años de 366 días (múltiplos de 4) se llamaron años bisiestos, porque dos días consecutivos estaban fechados como el 23 de febrero (que se llamaba el sexto calendario), y el día adicional se llamaba bis-sexto calendario.

Desde entonces, el año constaba de 365 días, salvo los años bisiestos que tienen 366 días, y para ello suman un día al mes de febrero.

Calendario Gregoriano

La reforma juliana había acabado con los graves errores del año de 365 días. Pero considerando que el año tenía 365,25 días, no se había ajustado lo suficiente en el segundo decimal. Y esto trajo consecuencias, con el paso del tiempo.

En 395, la Iglesia había decidido que la fiesta de Pascua se celebrara el domingo siguiente a la luna llena después del equinoccio de primavera en el hemisferio norte (equinoccio de otoño en el hemisferio sur).

En el año 1582, los astrónomos habían advertido que la fecha de la fiesta ya se había adelantado 10 días.

Y esto se debe a que la cifra correcta para la duración del año es 365,242189 días; o lo que es lo mismo, que se habían sumado 0,7811 días a los años del calendario juliano que, en más de 1.000 años, habían producido un error acumulado de aproximadamente 10 días.

El Papa Gregorio XIII, que había sido elegido Papa en 1572, ya había solicitado la colaboración del jesuita alemán Christopher Clavius ​​y Luigi Lilio para elaborar una reforma que adaptara el calendario civil al año astronómico.

Gregorio XIII
Gregorio XIII fue el Papa número 226 de la Iglesia Católica desde 1572 hasta 1585. Crédito: Wikipedia.

Christopher Clavius, astrónomo jesuita, el “Euclides de su tiempo”, fue un matemático y astrónomo de renombre.

El mismo Galileo Galilei lo solicitó como respaldo científico a sus observaciones astronómicas. Un cráter en la Luna lleva su nombre.

En cuanto a Luigi Lilio, médico y astrónomo napolitano, sabemos que fue el principal autor de la reforma del calendario. Murió en 1576 sin haber visto completado el proceso de reforma.

La nueva regla para los años bisiestos se formuló de la siguiente manera:

  • La duración básica del año es de 365 días;
  • pero aquellos años cuyos dos últimos dígitos sean divisibles por 4 serán bisiestos (es decir, tendrán 366 días),
  • Excepto los años que expresan el número exacto del siglo (100, 200…, 800…, 1800, 1900, 2000…), de los cuales solo aquellos cuyo número de siglo es divisible por 4 serán bisiestos. Es como si el año 2000 fuera un salto, pero el año 2100 no lo será.

El calendario gregoriano ajusta la duración del año a 365,2425 días, lo que deja una diferencia de 0,000300926 días de error por año.

El calendario gregoriano se adoptó inmediatamente en países donde la Iglesia Católica Romana tenía influencia.

El 14 de septiembre de 1580 se aprobó la reforma del calendario, que se pondría en práctica en octubre de 1582, haciendo desaparecer los 10 días restantes y estableciendo la nueva normativa.

Así sucedió el jueves 4 de octubre de 1582 el viernes 15 de octubre de 1582.

Ocurrió que, en España, Teresa de Jesús (Santa Teresa) murió el 4 de octubre de 1582 y fue enterrada el 16 de octubre de ese mismo año. ¿12 días después?

No. Solo al día siguiente.

Santa Teresa
Santa Teresa de Jesús fue monja, fundadora de la Orden de los Carmelitas Descalzos (28 de marzo de 1515 – 4 de octubre de 1582). Crédito: vaticannews.va/es/

En países que no siguieron la doctrina católica (protestantes, anglicanos, ortodoxos y otros), este calendario no se implementó hasta varios años (o siglos) después.

A pesar de que en sus países el calendario gregoriano es el oficial, las iglesias ortodoxas (excepto la de Finlandia) continúan usando el calendario juliano.