Vía Lactea asombra

El ser humano es consciente de que físicamente es polvo de estrellas. El humano tiene cerebro y es consciente de sí mismo. Y se ha interesado en descifrar y comprender la composición y origen de este Universo.

En la imagen de portada se puede ver la maravilla de la belleza de la Vía Láctea. Crédito: web “observatorio.info”

Estrellas
El universo está lleno de estrellas, nubes de gas, galaxias, agujeros negros y mucho más. Crédito: web “livescience.com”, NASA

En algún rincón de todo esto hay pequeños seres que materialmente son poco más que nada: la humanidad.

Los avances científicos del siglo XIX llevaron a algunos filósofos a pensar que el hombre había desentrañado los misterios del Universo.

Entre ellos estaba un engreído Nietzsche, que si renacía, volvería a morir, de vergüenza por lo que dijo, si averiguaba lo que creemos que sabemos hoy.

En esta imagen obtenida con el Telescopio Espacial Hubble, y publicada por la NASA, se puede ver una parte del inmenso universo lleno de galaxias. Cada una de esas galaxias tiene millones de estrellas. Una de estas estrellas es nuestro Sol.

Galaxias
En el Universo hay millones de galaxias. Crédito: Telescopio espacial Hubble, NASA, ESA

Actualmente, los nuevos descubrimientos en el conocimiento del mundo y de la materia, hacen que pensadores iluminados, como Hubert Reeves, consideren la situación desde una perspectiva más modesta y utilicen frecuentemente frases como: “tenemos razones para pensar…”, “creemos saber que …. “,” parece que … “.

Cuando se creyó que se había descubierto la composición exacta de la materia, resultó que cada vez se encontraban nuevas incógnitas.

Parece que el descubrimiento de partículas elementales es una historia sin fin. El mundo microscópico se complica con teorías delirantes, que cuanto más locas parecen, más responden a la realidad que se descubre.

La epopeya del descubrimiento del Universo acaba de comenzar.

Galileo
Galileo no inventó el telescopio, pero le hizo importantes mejoras. Crédito: web “biography.com”

En los últimos 400 años, los instrumentos de observación han evolucionado mucho.

Desde que Galileo empezó a usar telescopios para observar el cielo (1609), han pasado casi 200 años hasta que el gran telescopio que construyó Herschel y que fue comprado por la España de Carlos III para su Observatorio Astronómico Nacional.

Herschel Telescopio
El astrónomo alemán William Herschel recibió el encargo de crear este instrumento, fabricado en Londres entre 1796 y 1802. Crédito: web “unaventanadesdemadrid.com”

El gran avance tecnológico ha llegado en los últimos 100 años, con telescopios gigantes esparcidos por todas las regiones del planeta e incluso surcando los cielos.

Hasta hace menos de 100 años, los investigadores prácticamente trabajaban solos, aislados unos de otros y con medios artesanales.

ALMA
Atacama Large Millimeter Array (ALMA), sistema de radiotelescopio ubicado en la meseta de Chajnantor en el desierto de Atacama en Chile. Crédito: web “britannica.com/topic/”

Basta recordar cómo trabajaron Copérnico, Galileo, Kepler, Herschel, Newton y tantos otros.

Actualmente los grupos de trabajo están integrados por miles de científicos e investigadores de diversas ramas especializadas; Tienen un sofisticado equipo de observación y cálculo.

Investigaciones recientes han concluido que el 96%, no menos del noventa y seis por ciento, de la materia es invisible para nuestros instrumentos.

Los astrónomos y físicos saben que existe al observar los efectos gravitacionales de esta materia invisible. Es el misterio de la materia oscura.

Nebulosa Orión
Nebulosa de Orión M42. Crédito: Wikipedia

Afortunadamente, desde la segunda mitad del siglo XX se ha eliminado la discriminación injusta e irracional contra la mujer en las actividades científicas.

Desde que se ha contado con ellos, sus aportes han sido notablemente enriquecedores.

Las comunicaciones lentas y esporádicas del pasado podrían tardar meses en llegar a sus destinatarios; ahora los informes y las publicaciones son frecuentes y numerosos.

Todo el mundo científico puede saber prácticamente al instante lo que se está haciendo en cualquier parte del mundo.

Newton Luz
Newton ayudó a desarrollar el análisis espectral. Crédito: web “biography.com/news/”

La imagen de los métodos artesanales utilizados por el privilegiado cerebro de Isaac Newton (1643-1727) para abrir una de las principales lagunas que nos han permitido comenzar a conocer las propiedades de la materia.

Sobre la composición fotográfica del acelerador lineal de hadrones (LHC) de Ginebra, que ha costado miles de millones de euros, pero que puede aportar información valiosa sobre qué es la materia y sobre todo cómo se inició este Universo en el que nos encontramos.

LHC
Gran Colisionador de Hadrones (LHC).Crédito de la imagen: CERN

El LHC está ubicado debajo de la frontera franco-suiza cerca de Ginebra, Suiza, construido y operado por la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN).