Jupiter

Pulse aquí si desea leer esta página en inglés
Júpiter es el planeta más grande del sistema solar.

La imagen de la portada muestra una imagen procesada en color de Júpiter que fue producida en 1990 por el Servicio Geológico de Estados Unidos, con fotos captadas por las sondas Voyager , en 1979.

Planetas
Ocho planetas del sistema solar. Crédito: Wikipedia

Este planeta recibe su nombre del dios romano Júpiter (Zeus en la mitología griega). En la mitología griega, Zeus era el rey de los dioses, gobernante del monte Olimpo, y dios del cielo y el trueno.

En la mitología romana, Júpiter era la deidad principal del Panteón, formando una tríada con Juno y Minerva.

Desde que Galileo Galilei pudo ver, con su rústico telescopio, que había cuatro lunas orbitando a Júpiter, miles de personas han podido admirar esas 4 lunas del planeta gigante, utilizando simples binoculares.

Satélites Jupiter
Júpiter, las lunas galileanas. Crédito: web “astronomyonline.org/SolarSystem/GalileanMoons.asp”

Características físicas de Júpiter

Júpiter es el planeta que ofrece mayor brillo durante todo el año; en parte, por su inmenso tamaño y también porque es un planeta gaseoso, compuesto principalmente por hidrógeno y helio.

En superficie tiene una estructura de nubes en bandas y zonas, ubicadas en la dirección de los paralelos, y en las que existe un alto grado de turbulencia que provoca vientos con velocidades de hasta 500 km / hora.

Las nubes superiores de Júpiter probablemente estén formadas por cristales de amoníaco congelados.

Júpiter es el quinto planeta del Sistema Solar, después de Mercurio, Venus, la Tierra y Marte.

Se encuentra a unos 750 millones de kilómetros del Sol.

Viaja por la órbita solar en poco menos de 12 años, a una velocidad promedio de 13 km / seg.

Después del Sol, Júpiter es el cuerpo celeste más grande del Sistema Solar.

Su diámetro es de 142.984 km (11 veces mayor que el de la Tierra).

Su densidad es de 1,33 gr / cm3 (una cuarta parte de la de la Tierra). Su masa es casi dos veces y media la de los otros 8 planetas juntos; y 318 veces mayor que el de la Tierra.

El registro astronómico de Júpiter tiene características que lo hacen muy diferente de un planeta ordinario como la Tierra.

La composición de Júpiter, una enorme esfera de hidrógeno y helio, se parece más a una estrella que a un planeta.

Es el único planeta que emite ondas de radio; y la energía que libera al exterior es más del doble de la que recibe del Sol.

Orbitas planetas
Órbitas de los planetas del Sol. Crédito: web “nationalgeographic.org”

Algunos escritores paracientíficos han especulado con la teoría de que hace unos 3.000 o 4.000 millones de años, había dos estrellas en el sistema solar: el Sol, la más grande y brillante, y una más pequeña: el actual planeta Júpiter.

Ambos soles habrían constituido un sistema binario de estrellas, en medio del cual habría existido un pequeño planeta llamado “Faetón”.

Las fuerzas gravitacionales de estos dos soles habrían hecho que el planeta “Faetón” explotara en cientos de miles de fragmentos, dando lugar al actual “cinturón de asteroides” que actualmente gira alrededor del Sol, en una órbita ubicada entre Marte y Júpiter.

Júpiter Tierra
Júpiter es mucho más grande que la Tierra. Crédito: web “muyinteresante.es/ciencia/articulo/”.

Júpiter, con su enorme gravedad, atrae hacia él los objetos errantes del Sistema Solar, actuando en cierto sentido como un “paraguas protector” para nuestro planeta.

Júpiter es un planeta exterior, ya que está más lejos del Sol que de la Tierra.

La Tierra se encuentra a una distancia media de 150.000 km del Sol.

Por otro lado, Júpiter se encuentra a una distancia media de 750.000.000 km.

También es un planeta llamado “gaseoso”, ya que está compuesto por un 81% de hidrógeno y un 17% de helio.

La gran mancha roja de Júpiter

En su atmósfera hay una gran mancha roja 2,5 veces más grande que la Tierra.

Júpiter también tiene la velocidad de rotación más rápida de los planetas del Sistema Solar: gira sobre su eje en poco menos de 10 horas.

Mancha roja
Se puede ver una gran mancha roja en la superficie de Júpiter. Crédito: web “nasa.gov/image-feature/hubble-spots-jupiter-s-great-red-spot”

El telescopio espacial Hubble tomó una vista de Júpiter, tomada el 27 de junio de 2019.

Revela la paleta de colores más intensa de lo que se conoce como Gran Mancha Roja del planeta gigante, en medio de nubes que se arremolinan en la atmósfera turbulenta de Júpiter.

Magnetosfera de Júpiter

Júpiter tiene una gran magnetosfera formada por un campo magnético de intensidad 10 veces mayor que el de la Tierra.

Las partículas recolectadas por el campo magnético son conducidas hacia las regiones polares donde producen impresionantes auroras.

Es posible que la existencia de esta magnetosfera se deba a que en el interior de Júpiter, el hidrógeno se comporta como un metal, debido a la altísima presión.

La rotación del planeta produce corrientes eléctricas que, a su vez, producen un campo magnético.

Aurora boreal
Aurora Boreal en el Polo de Júpiter. Crédito: web “nasa.gov/feature/goddard/2016/hubble-captures-vivid-auroras-in-jupiter-s-atmosphere”

Las sondas pioneras descubrieron que la onda de choque de Júpiter se extiende a 26 millones de kilómetros del planeta; y que la cola magnética se extiende más allá de la órbita de Saturno.

Satélites de Júpiter

Los 4 satélites principales de Júpiter fueron descubiertos por Galileo Galilei, el 7 de enero de 1610.

Satélites Júpiter
Lunas de Júpiter cruzando el planeta gigante. Crédito: web “apod.nasa.gov/apod/ap131102.html”.

La luna Io, con un diámetro de 3.643 km, es la más interna. Es un mundo volcánico con una superficie en constante renovación.

Un grupo de científicos dirigido por la Universidad Estatal de Arizona (EE. UU.) ha creado el primer mapa geológico de toda la superficie de la luna Io, la luna más enigmática del planeta Júpiter.

El mapa revela campos de lava, altas montañas y grandes llanuras ricas en dióxido de azufre. En total, se identifican 425 volcanes.

Europa, el próximo satélite, con un diámetro de 785 km, es un mundo helado, bajo el que se especula la presencia de océanos líquidos de agua e incluso la presencia de vida.

Cuatro lunas
Las 4 lunas galileanas. Crédito: web “astrospeak.weebly.com/the-jovian-moons.html”

Ganímedes, con un diámetro de 5.622 km, es el satélite más grande de todo el sistema solar. Está compuesto por un núcleo de hierro cubierto por un manto rocoso y hielo.

Calisto, tiene un diámetro de 4.900 km, aproximadamente igual al del planeta Mercurio. Es la tercera luna más grande del sistema solar. Se encuentra a unos 1.800.000 km de Júpiter, casi 5 veces más lejos que la Luna de la Tierra.

Además de los cuatro satélites galileanos antes mencionados, las observaciones realizadas desde la Tierra y desde sondas espaciales han aumentado el número total de satélites de Júpiter a 67.

Cometa Shoemaker-Levy

En julio de 1994, el cometa Shoemaker-Levy golpeó la atmósfera de Júpiter.

El cometa se había desintegrado por la acción de la gravedad de Júpiter en unos 20 fragmentos en un paso anterior y cercano al planeta.

Numerosos observatorios de todo el mundo llevaron a cabo intensas campañas de observación del planeta con motivo de este evento único.

Los impactos detectados especialmente por el telescopio espacial Hubble y la sonda Galileo mostraron la formación de impresionantes bolas de fuego en los minutos posteriores a cada impacto.

Los escombros que quedaron en la atmósfera se observaron como nubes negras en expansión durante semanas, propagándose como ondas de choque.

Júpiter visto de cerca

Desde 1973, la NASA ha enviado varias misiones espaciales a Júpiter para obtener imágenes de cerca.

La sonda Pioneer 10 sobrevoló Júpiter por primera vez en la historia en diciembre de 1973.

En 1974, la sonda Pioneer 11 tomó las primeras fotos en primer plano de Júpiter, especialmente su atmósfera, detectó su campo magnético y estudió sus cinturones de radiación.

En 1979, las misiones Voyager 1 y Voyager 2 visitaron Júpiter. Sus hallazgos revolucionaron el conocimiento del planeta y sus lunas. Se descubrió que su luna Io tenía una actividad volcánica extraordinaria y que Júpiter también poseía anillos.

Cassini Júpiter
Anillos de Júpiter vistos desde la sonda Voyager 2. Concepción artística de la inserción de la órbita de Cassini. Crédito: web “https://airandspace.si.edu”

En 1995, la misión Galileo inició una misión para explorar el planeta que iba a durar 7 años. Se decubrieron los océanos de Europa y varios ejemplos de vulcanismo activo en Io.

La misión concluyó lanzando el orbitador contra el propio planeta para evitar una futura colisión con la luna Europa, que pudiera contaminar su hielo.

En 2000, la misión espacial Cassini / Huygens (un proyecto conjunto de la NASA, la ESA y ASI) realizó un sobrevuelo distante en su viaje a Saturno, obteniendo un conjunto de datos comparable en cantidad a los obtenidos por las Voyager, pero de mucha mejor calidad.

A finales de febrero de 2007, el planeta Júpiter fue visitado desde la distancia por la sonda New Horizons (de la NASA) en su camino hacia Plutón.