Chandrayaan-1

Chandrayaan-1   es un satélite de la Agencia India de Investigación Espacial (ISRO) cuya misión se desarrolló en órbita polar en torno a la Luna.

Esta misión tuvo la cooperación de la Agencia Espacial Europea y de la NASA.

El proyecto se planificó  inicialmente para una duración aproximada de 2 años, con una nave en órbita polar, a unos 100 km de altura respecto a la superficie lunar.

Hay especial interés en el estudio de las regiones polares, porque se sospecha que pueden contener agua en forma de hielo.

Chandrayaan
Comprobaciones de la nave Chandrayaan-1 antes de su lanzamiento. Crédito:  Indian Space Research Organisation.

Equipamiento de la Chandrayaan-1

La Chandrayaan-1 estaba equipada con instrumentos para obtener imágenes de la Luna en el espectro visible, infrarrojo cercano y rayos X.

La nave pesaba 1.304 kg y llevaba consigo un equipo diseñado para impactar con la Luna y analizar los gases producidos por la colisión.

Chandrayaan-1 llevaba doce instrumentos científicos: siete procedían de los laboratorios de la India; y cinco, eran de fabricación internacional.

  • Sub-keV Atom Reflecting Analyzer (SARA), de origen europeo. Con él se estudió la composición superficial de la Luna.
  • Moon Mineralogy Mapper (M3), de origen estadounidense, Un espectrómetro para analizar los minerales en la superficie lunar.
  • S-Band MiniSAR: para detectar el posible hielo en los casquetes polares de la Luna.
  • Near Infrared Spectrometer (SIR-2), de origen europeo. Para inspeccionar los minerales de la superficie lunar, utilizando frecuencias infrarrojas.
  • Radiation Dose Monitor (RDM), de origen búlgaro. Su misión fue medir la radiación ambiental en la Luna.
  • Terrain Mapping Camera (TCM): para obtener fotografías pancromáticas con una resolución aproximada de cinco metros.
  • Lunar Laser Ranging Instrument (LLRI): mediante un láser, este instrumento tenía que determinar la topografía de la superficie.
  • Energy X-ray spectrometer (LEX): para detectar la presencia de ciertos minerales como  silicio, aluminio, magnesio, carbono o hierro.
  • Hyper Spectral Imager (HySI): para elaborar un mapa mineralógico en las bandas comprendidas entre cuatrocientos y seiscientos nanómetros.
  • Moon Impact Probe (MIP): el impactador que llevaba el satélite para colisionar contra la superficie de la Luna y así estudiar los componentes del material eyectado.

Lanzamiento de la Chandrayaan-1

El lanzador indio PSLV-C11, que transportó la sonda, despegó el 21 de octubre de 2008, desde el Centro Espacial Satish Dhawan, de Sriharikota.

Launch
Lanzamiento del cohete indio. Crédito: Reuters.

Llegada de la sonda a la Luna

El 8 de noviembre de 2008,  Chandrayaan-1 se situó en órbita lunar. Fue un triunfo histórico para la astronomía de la India.

Seis días más tarde, el 14 de noviembre de 2008, la sonda dejó caer el módulo de impacto lunar, desde una altura de 100 kilómetros.

Moon
Cráter lunar según lo visto por el equipo de Mapeado de Mineralogía de la Chandrayaan-1. Crédito: Wikipedia.

Durante 312 días, Chandrayaan-1 estudió la superficie lunar y elaboró un mapa completo de la topografía lunar en tres dimensiones, así como de sus características químicas.

Entre otros logros, la Chandrayaan-1 detectó suelo húmedo en la superficie de la Luna, confirmando la existencia de agua en nuestro satélite.

Ultimos días de la misión Chandrayaan-1

A principios de 2009, uno de los sensores de la sonda resultó quemado por la radiación solar.

Los técnicos elevaron la órbita de Chandrayaan-1 desde 100 km a 200 km sobre la superficie lunar.

El 28 de agosto de 2009, se perdió el contacto con la sonda. Chandrayaan-1 había funcionado durante 312 días en órbita lunar, realizando 3.400 órbitas y cubriendo el 95% de sus objetivos.

La misión Chandrayaan-2

La India continuó con los intentos de llegar a la Luna. Diez años más tarde, el 22 de julio de 2019, la nave Chandrayaan-2 fue lanzada al espacio para completar la misión lunar.

La nave incluía un orbitador lunar, un módulo de aterrizaje y un rover.

El módulo de alunizaje se llamó Vikram,  en honor al científico Vikram Sarabhai, padre del programa espacial indio.

Chandrayaan-2 superó con éxito el acercamiento a la Luna y la fase de frenado al llegar al lugar elegido para el aterrizaje.

Vikram se separó del módulo orbital y tenía que afinar su velocidad para posarse con suavidad sobre la superficie de la Luna.

Desgraciadamente, a dos kilómetros de altitud, se perdió la comunicación con este aterrizador.

Vikram debía aterrizar en una llanura cercana al polo sur de la luna, de interés científico, entre otras cosas, porque es probable que allí se pueda encontrar agua en forma de hielo.

Vikram
Zona del impacto de módulo espacial indio en la Luna. Crédito: AFP

Para analizar la zona, además del módulo de aterrizaje, la misión contaba con un pequeño rover llamado Pragyan, el cual tenía que recorrer hasta medio kilómetro por la superficie lunar.

La NASA confirmó el hallazgo, por parte de un aficionado indio, de los restos del módulo espacial Chandrayaan-2 que se estrelló cuando intentaba alunizar en el inexplorado polo sur de la Luna.

Cuando, el 27 de septiembre de 2019, el equipo que dirige la NASA publicó en las redes sociales imágenes de la región lunar en la que se estrelló la nave india, mucha gente las descargó para buscar signos del Vikram.

Una de esas personas fue el joven ingeniero mecánico y aficionado de los temas espaciales, Shanmuga Subramanian, de 33 años, quien desde la sureña ciudad de Chennai y con su ordenador personal logró hallar el módulo de aterrizaje de la misión del sur de Asia.