VLT3

Los telescopios aumentan enormemente la capacidad de la pupila y la retina del ojo humano. En el siglo XXI, la información percibida por cada uno de los cientos de telescopios de todo tipo son miles de millones de imágenes del universo.

En la imagen de portada se puede ver el telescopio VLT3, de 8,20 metros de diámetro, en Cerro Paranal, Atacama, Chile. Crédito: J.L. Dauvergne & G. Hüdepohl, web eso.org

A lo largo del siglo XX, el desarrollo de las tecnologías de pulido y aluminizado de vidrio hizo posible la construcción de grandes espejos, de varios metros de diámetro, como el VLT3 que se ve en la figura.

Los cerebros de Galileo, Kepler, Herschell, Newton y cualquier otro genio serían absolutamente incapaces de manejar tanta cantidad de datos.

Es en este momento cuando hace su aparición la tecnología de los ordenadores con una capacidad de cálculo, almacenamiento y organización inimaginable hace menos de cien años.

Telescopios ópticos

Con la ayuda de computadoras, se ha logrado una gran precisión en el control tanto de la orientación como del seguimiento de estos enormes telescopios.

Todos estos grandes telescopios están equipados con espejos con diámetros entre 8,10 y 8,40 metros.

mmt
Telescopio MMT Telescopio de espejos múltiples de 6,50 metros en el monte Hopkins, Arizona Crédito: Gary Ladd, web “sciencephoto.com”

La tecnología actual para la construcción y pulido de grandes espejos impone estos valores como límite al posible tamaño.

El tamaño máximo de unos 8 metros que limita los espejos se ha superado mediante el uso de espejos fragmentados, compuestos por múltiples paneles.

Un ejemplo de ellos es el telescopio MMT y el Gran Telescopio Canarias, cuyo espejo primario está segmentado en 36 piezas hexagonales.

Los órganos de gobierno del Observatorio Europeo Austral (ESO) aprobaron su presupuesto que ya incluye los trabajos preparatorios para ubicar el Telescopio Extremadamente Grande (E-ELT), el más grande que se construirá en la Tierra, en Cerro Amazonas, en Chile.

ELT
Imagen artística del Telescopio ELT. Crédito: web “en.wikipedia.org”

Algunos de los componentes ópticos que ya han sido diseñados. Entre ellos un espejo de 40 metros de diámetro.

Importancia de la informática en astronomía

Sin el aporte de la computación digital, todo el esfuerzo empleado en el desarrollo de telescopios sería prácticamente inútil.

Los astrónomos de hoy tampoco trabajan de forma aislada como antes.

Además del hecho de que ahora hay decenas de miles de astrónomos, físicos, matemáticos y expertos en informática.

El sistema de comunicaciones por Internet facilita en segundos un intercambio de conocimientos e información que antes de 1900 tomaba días, semanas y meses.

Gemini Norte
Cúpula del telescopio Gemini Norte en la cima de Mauna Kea, Hawai. Crédito: web “mediastorehouse.com”

Telescopios espaciales

La aventura del telescopio que comenzó en 1609 con esa primera observación realizada por Galileo está lejos de llegar a su fin.

Los telescopios espaciales y los telescopios gigantes (tanto los ya construidos como los proyectados) tienen concepciones que parecen muy alejadas del simple telescopio de Galileo.

XMM
El observatorio espacial XMM-Newton es el buque insignia de la astronomía europea de rayos X. Crédito: web “esa.int”

Sin embargo, exactamente como aquel rudimentario instrumento, todos estos alardes tecnológicos siguen imprimiendo, como principal característica, la curiosidad de sus creadores, y esta curiosidad está lejos de ser satisfecha.

La misión de los telescopios es siempre responder a nuestras inquietantes preguntas, tratar de desentrañar estos misterios esquivos: a) cuál es nuestro lugar en el Universo, b) cuál es nuestro origen cósmico, c) cuál es nuestro destino.

NASA Astronomy Images presentó en la semana 52 de 2009 un video de 3:10 minutos con sólo música e imágenes del cielo obtenidas con telescopios orbitales.