Copérnico

Pulse aquí si desea leer esta página en inglés

Copérnico es el padre de la astronomía moderna y el impulsor de la revolución astronómica en el siglo XVI.

Después de muchos años de mirar y pensar, Copérnico llegó a la conclusión de que la Tierra y los demás planetas giran alrededor del Sol.

Sus observaciones del cielo y sus reflejos, lo llevaron a formular la teoría de que la Tierra no es el centro del universo.

Nicolás Copérnico proporcionó las bases que permitieron a Kepler, Galileo, Herschel y Newton culminar la revolución astronómica.

Orbita Marte
Estaciones en el año marciano cuando el planeta rojo orbita alrededor del Sol. Crédito: web “mars.nasa.gov”

Además de su inteligencia y tenacidad, Copérnico tuvo el enorme coraje de romper prudentemente con lo que en su tiempo se consideró una verdad irrefutable.

Familia y estudios de Copérnico

Nicolás Copérnico nació en 1473, en la ciudad de Torun, a orillas del Vístula, en Polonia.

Durante su niñez y juventud recibió una excelente educación, gracias a su tío Lucas, quien fue su tutor ya que, a los 10 años, Nicolás quedó huérfano.

Torun
Torun es una ciudad muy famosa, principalmente porque Copérnico nació allí. Crédito: sitio web traveler.es

A partir de 1491, Copérnico estudió matemáticas y arte en la Universidad de Cracovia, astronomía en Bolonia, medicina en la Universidad de Padua, y obtuvo el grado de Doctor en Derecho Canónico en Ferrara.

Fue un gran estudioso de los autores clásicos y se confesó gran admirador de Ptolomeo, cuyo Almagesto estudió a fondo.

Cracovia
La Universidad Jaguelonica, fundada en 1364, es una prestigiosa Universidad de Cracovia. Crédito: Wikipedia

Vida profesional de Copérnico

Durante 25 años, desde que fue asistente del profesor Domenico María de Novara, en Bolonia.

Su tío Lucas le presentó canónigo, cargo que desempeñó durante el resto de su vida.

Reinstalado definitivamente en su país (1523), se dedicó a la administración de la Diócesis de Warmia, ejerció la Medicina, ocupó ciertos cargos administrativos y desarrolló su inmensa y fundamental labor en el campo de la Astronomía.

Circunstancias de las observaciones astronómicas de Copérnico

Copérnico cumplió con sus obligaciones como canónigo de la Catedral de Frauenburg, asistiendo a todos los servicios religiosos.

Al mismo tiempo, disfrutaba de una excelente situación financiera, ya que era beneficiario de impuestos y contribuciones de los habitantes de Frauenburg.

El enorme mérito de Copérnico es que todas sus observaciones astronómicas fueron realizadas en noches frías en una ciudad que se encuentra muy al norte de Europa.

Sobre todo, Copérnico no contaba con un telescopio, por lo que todas sus medidas fueron realizadas con medios artesanales muy ingeniosos, pero sin este imprescindible instrumento.

Copérnico hizo observaciones repetidas y meticulosas del movimiento de los planetas que podía ver a simple vista.

Los descubrimientos revolucionarios de Copérnico

Sus grandes poderes de observación le permitieron comprobar que Venus y Mercurio siempre estaban cerca del Sol.

Además, observó que estos planetas daban la impresión de que cambiaban de dirección repetidamente moviéndose hacia atrás.

Estos hechos, observados repetidamente, contradecían la teoría de que estos planetas giraban alrededor de la Tierra; porque, si ese fuera el caso, en ocasiones deberían ubicarse lejos del Sol. Y esto nunca sucedió.

Además, Copérnico encontró muy extraño que Venus y Mercurio cambiaran la dirección de revolución en algunas épocas del año.

Finalmente, dedujo que las observaciones de estos hechos reales se explicaban fácilmente por la teoría de que la Tierra y los planetas giran alrededor del Sol, como afirmaba en la antigüedad Aristarco de Samos.

Orbitas planetas
Venus y Mercurio se ven cerca del Sol porque en realidad están más cerca del Sol. Crédito: Proyecto Biosfera.

Copérnico pensó que si Mercurio está más cerca del Sol, viaja en una órbita más corta y se mueve más rápido que la Tierra, dando la impresión de que en ocasiones se mueve hacia atrás, porque da la vuelta al Sol varias veces durante el año terrestre.

Esto da la impresión de que Mercurio cambia de dirección repetidamente cuando pasa por la Tierra y luego se aleja de ella. Sin embargo, tiene la misma dirección en todo momento.

Publicaciones de Nicolás Copérnico

Alrededor de 1507, Copérnico realizó su exposición de un sistema astronómico según el cual la Tierra se mueve alrededor del Sol.

Aunque esta novedosa declaración solo circuló en privado, las nuevas ideas se difundieron entre los estudiosos.

Sabiendo que su teoría podía provocar una amarga controversia eclesiástica, Copérnico había decidido no publicarlos nunca.

En tiempos de la Inquisición, no era prudente desafiar las teorías eclesiásticas con declaraciones que contradecían las interpretaciones bíblicas.

Como astrónomo, Copérnico sabía perfectamente bien que su teoría era correcta y derrotaba las enseñanzas de la iglesia.

Como sacerdote, decidió ser cauto, porque en caso contrario su vida estaba en grave peligro.

Durante las siguientes tres décadas, Copérnico no publicó ni enseñó sus descubrimientos, pero su teoría se discutió en todas partes.

Planetas
Composición artística de planetas en el cielo. Crédito: Autor desconocido

Copérnico continuó refinando su teoría. Elaboró ​​nuevas tablas con datos sobre el movimiento de los planetas y escribió extensamente sobre ello.

En 1533, animado por algunos amigos, Copérnico escribió un esbozo de su hipótesis sobre los movimientos celestes.

Copérnico trabajó con la hipótesis de que las órbitas de los planetas eran circulares. Esta hipótesis le obligó a introducir un gran número de correcciones a su teoría, de modo que coincidiera con las observaciones reales del movimiento de los planetas.

En este resumen manuscrito estableció su teoría en 6 axiomas, reservando la parte matemática para el trabajo principal que se publicará más adelante bajo el título “Sobre las revoluciones de las esferas celestes”.

Esta obra tuvo una excelente acogida, incluso en los círculos oficiales de la Iglesia; Tanto es así que el cardenal Schönberg instó a Copérnico a escribir un tratado en el que se presentara en detalle su teoría heliocéntrica.

Probablemente nunca lo hubiera hecho, salvo que en 1539, ya en los últimos años de su vida, de forma fortuita e inesperada, un joven profesor de matemáticas y astronomía, conocido con el nombre de Rheticus, llegó a Frauenburg.

Rheticus
Rheticus era un joven austríaco que tenía un talento matemático prodigioso. Crédito: Wikipedia

Rheticus instó a Copérnico a publicar su teoría. Copérnico accedió a hacerlo, pero limitándose a publicar las tablas que había hecho de los movimientos de los planetas, sin mencionar la teoría que los sustentaba.

Finalmente, Rheticus escribió un libro explicando las ideas de Copérnico, a quien solo mencionó por su nombre de pila y su lugar de nacimiento.

Rheticus escribió una “carta” a uno de sus maestros en la que describía la “teoría del reverendo padre Dr. Nicholas de Torun, canónigo de Ermeland”.

Hizo que se imprimiera la carta, que incluía comentarios astrológicos y bíblicos, y se la envió a algunas personas.

La difusión de este escrito aumentó la presión sobre Copérnico para que publicara todos sus descubrimientos. Al final cedió.

Rheticus cedió la responsabilidad de imprimirlo al sacerdote luterano Andreas Osiander quien, astutamente, había propuesto que, si Copérnico decidiera publicar el libro, dijera que las hipótesis que contenía “no eran artículos de fe sino meros cálculos”.

Con este prudente subterfugio, Copérnico evitaría las críticas de los aristotélicos y de los teólogos a quienes temía, con razón.

Modelo
Ilustración gráfica del modelo heliocéntrico de Copérnico. Crédito: Wikipedia

No fue hasta 1543 que se publicaron los resultados de las investigaciones iniciadas en 1507.

El libro se tituló “Acerca de los movimientos de los cuerpos celestes“; afirmó que el Sol, y no la Tierra, es el centro del universo.

Esta teoría revolucionaria marcó un hito importante en la historia de la astronomía.

Para proteger a Copérnico, Osiander escribió un prefacio, famoso en la historia de la astronomía, que minimizó la importancia del libro.

Estas hipótesis no tienen por qué ser verdaderas o incluso probables; proporcionar un cálculo coherente con las observaciones; Eso es suficiente.

En cuanto a las hipótesis, nadie espere nada verdadero de la astronomía, que no puede proporcionarlo, a menos que las ideas concebidas para otros fines sean aceptadas como verdades y uno de estos estudios se aleje más loco que al principio. Adiós”.

El primer ejemplar impreso del libro, dedicado al Papa Pablo III (Alejandro Farnesio), llegó a manos del Sumo Pontífice el 24 de mayo de 1543.

El prefacio estaba sin firmar, aunque todos atribuían su autoría a Copérnico.

Gracias a este subterfugio, los antagonistas potenciales decidieron que las ideas expresadas eran tan dudosas que incluso el autor las creyó.

Posteriormente, en 1616, cuando Galileo levantó el polvo, la Iglesia Católica inscribió el libro de Copérnico en el Índice de Libros Prohibidos, de donde no fue tomado hasta 1835.

Sin embargo, la rotación diaria de la Tierra alrededor de su eje no quedó definitivamente demostrada hasta 1855, cuando el francés Jean Foucalt (1819-1868) utilizó para ello su famoso péndulo.

Paulo III
El Papa Pablo III se llamaba Alejandro Farnesio, pertenecía a la poderosa familia Farnesio. Crédito: Wikipedia

Muerte de Copérnico y reconocimientos

Pocos días después de entregar su libro, Copérnico falleció en la ciudad de Frauenburg, a la edad de 70 años, el 24 de mayo de 1543.

En 2005, un equipo de arqueólogos polacos afirmó haber encontrado sus restos en la catedral de Frauenburg.

La autenticidad de que estos restos eran en realidad de Copérnico se verificó en 2008 analizando un diente y parte del cráneo y comparándolo con su cabello encontrado en uno de sus manuscritos.

A partir del cráneo, los expertos policiales reconstruyeron su rostro, comparándolo con su retrato.

Una lápida de granito negro ahora lo identifica como el fundador de la teoría heliocéntrica y también lleva la representación del modelo de Copérnico del sistema solar, un sol dorado rodeado por seis de los planetas.

  • Su nombre aparece en el Calendario Luterano de los Santos.
  • El cráter lunar Copérnico recibió su nombre.
  • El asteroide (1322) Coppernicus también le debe su nombre.
  • El programa espacial Copérnico, de la ESA, también lleva el nombre del astrónomo.
  • En el Estado de Nueva York existe el Observatorio y Centro de Ciencias Kopernik.
  • En memoria de Nicolás Copérnico, el 19 de febrero de 2010 la IUPAC nombró el elemento 112 de la tabla periódica como copernicio.

    Frauenburg
    Frauenburg es una ciudad en el norte de Polonia, en la ribera del Vístula. Crédito: Wikipedia