Gran Telescopio Canarias

Los telescopios ópticos utilizan combinaciones de lentes que amplían las imágenes percibidas “a simple vista”.

En la imagen de portada se puede ver el “Gran Telescopio Canarias”, un telescopio reflector de 10,4 m (410 pulgadas) ubicado en la isla de La Palma, en Canarias, España. Crédito: Wikipedia

Los telescopios amplían las capacidades de visión

Gracias a la invención de nuevos instrumentos que amplían el rango de los sentidos, la astronomía ha logrado recuperar rastros del pasado del universo.

Hasta el siglo XX, solo se utilizaron telescopios ópticos, que capturaban la luz visible.

Ondas em
Ondas electromagnéticas, espectro electromagnético Crédito: web “slideplayer.com”

La radiación del espacio tiene una amplia gama de longitudes de onda.

Nuestra retina se activa solo por lo que llamamos “luz visible”.

Es muy importante saber que no podemos percibir las otras ondas que entran por la pupila del ojo.

Ventajas y dificultades de los telescopios ópticos.

Los telescopios ópticos utilizan combinaciones de lentes que amplían las imágenes percibidas “a simple vista”.

Pero existen problemas técnicos que impiden fabricar lentes de gran diámetro.

A las dificultades de pulir las lentes, se suma la de sostenerlas adecuadamente cuando su peso se vuelve muy grande.

Desde la fabricación de los primeros telescopios se vio la conveniencia de utilizar espejos de gran superficie, que capturan más luz y la reflejan a un punto focal de observación.

Los telescopios funcionan como si nuestra pupila estuviera agrandada. Por eso se dice que ahora tenemos “ojos gigantes abiertos al Universo”.

En 1668, Isaac Newton inventó el telescopio reflector, el primer telescopio que funciona con espejos. Tenía un diámetro de 33 milímetros (0,033 metros).

Newton telescopio
Una réplica del segundo telescopio reflector de Newton, que presentó a la Royal Society en 1672. Crédito: web “en.wikipedia.org”

En julio de 2009, existían 21 telescopios ópticos con un diámetro superior a 4 metros, todos ellos construidos en los últimos 20 años.

El más grande de todos ellos es el Gran Telescopio Canarias, ubicado en la hermosa isla de La Palma e inaugurado el 24 de julio de 2009. El telescopio Keck, en funcionamiento desde 1993, tiene 9,80 metros de diámetro.

GranCan
El Gran Telescopio  Canarias. Crédito: web “businessprocessincubat.com”

El diseño, construcción y gestión de los grandes telescopios y los observatorios astronómicos que los albergan tiene un coste enorme:

El Gran Telescopio de Canarias (GTC) tenía un presupuesto inicial de alrededor de 120 millones de euros.

El Gran Telescopio Milimétrico costó inicialmente $ 100 millones.

El proyecto SPM-Twin, que consta de dos telescopios de 6,50 m de diámetro, uno de campo amplio y otro de infrarrojos, implica una inversión de 150 millones de dólares.

El Telescopio de Treinta Metros, que podría instalarse en San Pedro Mártir, en el Estado de Baja California en México, requiere cerca de 1.000 millones de dólares.

San Pedro
Uno de los telescopios en San Pedro Mártir, México. Crédito: web “en.wikipedia.org”

Ninguna empresa privada o estatal podría asumir por sí sola estos costos “astronómicos”.

Es por ello que los proyectos se llevan a cabo a través de grandes consorcios internacionales, donde los diferentes integrantes realizan diversas aportaciones como el desarrollo del sitio y sus instalaciones, los instrumentos, los espejos, los costos de desarrollo y operación, etc.

Estas contribuciones revierten a inversiones industriales, científicas y educativas de los miembros.

La elección de la ubicación de los telescopios modernos, especialmente los que detectan señales de radiofrecuencia, se basa en muchas razones científicas bien justificadas, en particular la sequedad y la altitud del sitio.

Si la atmósfera alrededor del telescopio contuviera agua, las ondas se absorberían en gran medida, ya que las diminutas gotas de agua las dispersarían y degradarían la calidad de las observaciones.

Cuanto mayor sea la altitud a la que se encuentra el telescopio, menor será la densidad de la atmósfera circundante y, por tanto, menor será la refracción y absorción de las ondas recibidas.

Otro factor importante a considerar es la ausencia de luces de la ciudad.

Gemini Norte
Cúpula del telescopio Gemini North en la cima de Mauna Kea, Hawai. Crédito: web “mediastorehouse.com”

Telescopios extremadamente grandes

Los telescopios extremadamente grandes se consideran en todo el mundo como una de las más altas prioridades en astronomía terrestre.

Avanzarán enormemente en el conocimiento astrofísico, permitiendo estudios detallados de temas que incluyen planetas alrededor de otras estrellas, los primeros objetos del Universo, agujeros negros supermasivos y la naturaleza y distribución de la materia oscura y la energía oscura que dominan el Universo.

Desde 2005, ESO ha estado trabajando con su comunidad e industria para desarrollar un telescopio óptico / infrarrojo extremadamente grande.

Telescopio óptico ELT

Nombrado ELT – por Extremely Large Telescope – este nuevo y revolucionario basado en tierra.

El concepto de telescopio tendrá un espejo principal de 39 metros y será el telescopio óptico / infrarrojo cercano más grande del mundo: “el ojo más grande del mundo en el cielo”.

ELT
Imagen artística del Telescope Extremely Large (ELT). Crédito: web “en.wikipedia.org”

En 2011, los órganos de gobierno del Observatorio Europeo Austral (ESO) acaban de aprobar su presupuesto para el próximo año en una reunión en Munich (Alemania).

Este presupuesto ya incluye el trabajo preparatorio para ubicar el Telescopio Extremadamente Grande (E-ELT), el más grande que se construirá en la Tierra, en Cerro Armazones, en Chile.

El desarrollo de algunos de los componentes ópticos que ya han sido diseñados. Entre ellos un espejo de 40 metros de diámetro.