Tycho Brahe

Tycho Brahe es considerado el mayor observador del período anterior a la invención del telescopio y un innovador en estudios astronómicos.

Impresionado por el eclipse solar de 1560, Tycho Brahe se dedicó a los estudios de astronomía desde muy joven.

Tycho Brahe descubrió una estrella extraña

En 1572, apareció una estrella muy brillante en la constelación de Casiopea.

Casiopea
Constelación de Casiopea. Crédito: Wikipedia. Autor: IAU y revista Sky & Telescope (Roger Sinnott & Rick Fienberg).

La estrella llegó a tener la luminosidad de Júpiter y luego se desvaneció lentamente, aunque permaneció visible hasta marzo de 1574.

Tycho la observó durante un año y medio, tratando de calcular la distancia con sus instrumentos (usó el método de paralaje).

Se dio cuenta de que la estrella carecía de paralaje, lo que equivalía a admitir que estaba a una distancia infinita, es decir, que pertenecía a la esfera de las estrellas fijas.

Spernova
Restos de SN 1572 como se ve en los rayos X del Observatorio de rayos X Chandra. Crédito: Wikipedia

Tycho Brahe publicó los resultados de su trabajo y provocó una verdadera revolución en el campo del conocimiento de las leyes de la mecánica celeste.

La estrella recién formada permaneció en el cielo durante un año y medio.

Comenzó como una luz pequeña, apenas visible, creció rápidamente en intensidad, se convirtió en una luminaria que eclipsó al resto de estrellas de su constelación.

La estrella alcanzó su clímax presentándose como la estrella más visible del cielo, más brillante que Venus y claramente observable. a plena luz del día.

Fue la explosión de una supernova. En el sitio donde se ubicó la supernova de 1572, ahora podemos ver una gigantesca nebulosa de gas, expandiéndose a varios miles de kilómetros por segundo, incluso más de cuatro siglos después de la explosión que destruyó su estrella.

El rey de Dinamarca recompensó a Tycho Brahe

Tycho captó la admiración del rey de Dinamarca Federico I que, en 1576, le cedió la pequeña isla de Hven, en el estrecho de Sund, hoy territorio sueco.

Federico I
Retrato de Federico I, Rey de Dinamarca y Noruega. Crédito: web en.wikipedia.org/wiki
Isla Hven
La isla de Hven de Tycho Brahe. Crédito: web en.wikipedia.org/wiki

La isla de Hven es más conocida por ser la ubicación de los observatorios del siglo XVI de Tycho Brahe.

Aquí, Tycho hizo construir el observatorio más grande de su tiempo, al que llamó Uraniborg, es decir, “ciudad del cielo“.

Tycho Brahe dotó al observatorio de instrumentos monumentales y perfeccionados, algunos de los cuales fueron ideados por él mismo:

  • cuadrantes murales,
  • sextantes,
  • esferas armilares,
  • cuadrados y gnomones con escalas graduadas gigantes para obtener la mayor precisión posible en la determinación de las coordenadas celestes y las demás medidas astronómicas.

    Esfera
    Dibujo de una esfera armilar ecuatorial, que contiene un círculo y medio, en el observatorio de Tycho Brahe. Crédito NYPL / Science Source / Science Photo Library

Este dibujo se encuenta en el Gran Atlas de Cosmografía Blaviane, del cartógrafo holandés Johan Blaeu. Biblioteca Riccardana; Florencia, Italia.

Tycho Brahe siguió la trayectoria de un cometa

Con sus instrumentos, Tycho había seguido la trayectoria de un cometa que apareció el 13 de noviembre de 1577.

Al medir su paralaje, para calcular la distancia, concluyó que era aproximadamente 230 radios terrestres, es decir, más allá de la Luna, que tiene 60 radios terrestres.

Cometa 1577
El gran cometa de 1577, visto sobre Praga el 12 de noviembre. Crédito: Wikipedia. Grabado realizado por Jiri Daschitzky. Web: “en.wikipedia.org/wiki/Great_Comet_of_1577”.

En 1588, negó, no con simples disertaciones, sino con evidencia basada en observaciones y mediciones, otra teoría que fue universalmente aceptada en ese momento: que los cometas estuvieran en la atmósfera de la Tierra.

Tycho rechazó el sistema copernicano por ser coherente con sus observaciones.

Razonó de esta manera: si la Tierra girara en una órbita alrededor del Sol, como pensaba Copérnico, el observador debería notar un cambio anual (paralaje) en las posiciones de las estrellas fijas.

Como nunca logró medir este desplazamiento, dedujo que Copérnico estaba equivocado.

El problema de Tycho era la precisión insuficiente de sus instrumentos que no le permitían apreciar la pequeña paralaje de las estrellas.

Tras la muerte del rey de Dinamarca, ocurrida en 1588, Tycho Brahe abandonó la isla de Hven y se instaló en el castillo de Benatky, cerca de Praga, convirtiéndose en el matemático oficial del emperador Rodolfo II.

Tycho Brahe trasladó su residencia a Praga

Aquí en Benatky se le unió en 1600 el joven Johannes Kepler, con quien tuvo una fructífera colaboración en los últimos años de su vida.

Castillo
El castillo de Benátky donde vivió Tycho Brahe desde agosto de 1599 hasta junio de 1600. Crédito: Autor H. Raab Web: “es.wikipedia.org/wiki/”

Cuando murió, en 1601, Brahe le dejó a Kepler las anotaciones hechas a lo largo de años y años de estudio, con la esperanza de poder demostrar su teoría sobre la estructura del Universo.

Y así fue, como gracias a las observaciones hechas por Tycho, Kepler pudo darse cuenta de que los planetas no describen órbitas circulares, sino elípticas.

Planetas
Venus y Mercurio se ven cerca del Sol porque en realidad están más cerca del Sol. Crédito: Proyecto Biosfera.