Meteorito

Pulse aquí si desea leer esta página en inglés

Meteorito es un objeto sólido que se mueve en el espacio interplanetario, y cuyo tamaño es considerablemente más pequeño que un asteroide, y considerablemente más grande que un átomo o una molécula.

La definición más aceptada en la actualidad se propuso en 1995, y determina que el tamaño de los meteoroides está en un rango entre 0,1 mm y 10 m.

Si el tamaño es mayor, se califica como asteroide; y cualquier cosa más pequeña, se considera polvo interplanetario.

En la imagen de portada se puede apreciar la espectacular estela de luz; sobre el conjunto de ALMA hay una estrella fugaz, que se desliza por la escena en una estela de colores vivos.

Los verdes esmeralda, los dorados y los tenues tonos carmesí, brillan intensamente, mientras el meteoro, en su ardiente viaje por el cielo, arde a través de la atmósfera de la Tierra.

A medida que la bola de fuego acelerada, que en realidad es un pequeño grano rocoso del espacio interplanetario, interactúa con la atmósfera, se calienta, lo que hace que sus capas superiores se evaporen y las deje atrás en forma de un rastro brillante.

Estos rastros desaparecen en unos segundos, pero en esta imagen han sido capturados con un solo “clic”.

Mientras se elevan por encima del horizonte, Espiga, la estrella más brillante de la constelación de Virgo, y nuestro planeta vecino, Marte, brillan en el centro de la imagen como espectadores cósmicos de este ardiente descenso.

Meteroro Canarias
El meteoro que se vio en Gran Canaria el 3 de noviembre de 2015. Crédito: web “cadenaser.com”

Cuando los meteoroides entran en la atmósfera de la Tierra (o en la de otro planeta, como Marte) a gran velocidad y se queman, las bolas de fuego o “estrellas fugaces” se denominan meteoros.

Cuando un meteoroide sobrevive a un viaje a través de la atmósfera y golpea el suelo, se llama meteorito.

¿De dónde provienen los meteoroides?

La mayoría de los meteoroides que se mueven en el espacio interplanetario, son fragmentos de cometas y asteroides.

Pueden ser rocas que, debido a algún fenómeno, se hayan desprendido de un planeta o de una de sus lunas.

También pueden provenir de cometas que, debido al calor solar, dejan un chorro de polvo y material rocoso liberado por la vaporización del hielo.

Lluvia de estrellas

Si la Tierra cruza la órbita de un cometa, estos escombros provocan un aumento en el número de meteoros que la alcanzan; son las típicas lluvias de meteoritos.

En determinadas fechas, como la noche del 13 al 14 de diciembre, hay una lluvia de estrellas fugaces. Se pueden ver hasta 60 en una hora.

Lluvia estrellas
La lluvia de meteoritos de las Perseidas alcanza su punto máximo durante la noche. Crédito: web wtkr.com. Autor: Maddie Kirker

Durante las lluvias de meteoritos o las estrellas fugaces, que normalmente duran unos pocos días, la mayoría parece provenir de cierto punto del cielo, llamado radiante, pero esto es una ilusión óptica.

Estos meteoros se mueven esencialmente en trayectorias paralelas. Pero, cuando se observan desde cierto lugar de la superficie de la Tierra, debido a la perspectiva, estas trayectorias paralelas parecen provenir del mismo punto.

Las lluvias de meteoros generalmente reciben el nombre de la constelación donde se encuentra el punto radiante.

Geminidas
Estrellas Gemínidas. Este diagrama está destinado solo a mostrar su divergencia del punto radiante. Crédito: Cielo y telescopio / Gregg Dinderman

El punto de origen de la perspectiva de los meteoros se llama radiante de la lluvia. ¡No espere ver varios meteoros a la vez!

La lluvia de meteoros Gemínidas es una de las más conocidas. Comienza cada año alrededor del 11 de diciembre y dura hasta el 15 de diciembre.

Como su nombre indica, el punto radiante se encuentra en la constelación de Géminis.

Los aerolitos o meteoritos

Cuando un meteoroide atraviesa la atmósfera se le llama aerolito (piedra que atraviesa el aire) o meteoro.

Cuando el meteoro entra en contacto con la atmósfera, a alturas de entre 80 y 100 kilómetros, la fuerte fricción con el aire, hace que el meteoro se caliente y arda, emitiendo luz y transformándose en una bola de fuego.

Entre 50.000 y 100.000 bolas de fuego entran en la atmósfera, cada año.

A menudo, durante las caídas de meteoritos, se escuchan explosiones y silbidos, que pueden ser causados ​​por ondas de choque resultantes de la fragmentación del meteoro.

Cuando un meteoro tiene una masa superior a unos 10 gramos, al entrar en la atmósfera terrestre, el rastro de luz que deja, persiste durante varios minutos, incluso media hora.

Puede ser tan brillante como Júpiter o Venus, y puede ir acompañado de fenómenos acústicos similares a una explosión.

A estos meteoritos o aerolitos que destacan por su gran brillo, también se les llama bólidos. La única diferencia entre las estrellas fugaces y las bolas de fuego es que tienen una masa mayor.

Los meteoritos

El meteoro que llega a la superficie de la Tierra sin haberse vaporizado por completo, se llama meteorito.

Se estima que cada año caen al suelo unos 500 meteoritos, de los cuales se recupera el 1%.

Meteorito Arabia
Hallazgo de meteorito in situ en el suelo del desierto, Arabia Saudita. Peso 408,5 gramos. Crédito: en.wikipedia.org

El tamaño y tipo de cráter producido por un meteorito depende del tamaño, composición, grado de fragmentación y ángulo de entrada.

Los impactos de meteoritos que llegan a alta velocidad normalmente son causados ​​por meteoroides de hierro, que son más resistentes y que viajan intactos a través de la atmósfera de la Tierra.

Arizona
El cráter Barringer, en Arizona, es el sitio de impacto de meteorito mejor conservado de la Tierra. Diámetro 1186 m. Profundidad: 170 m. Crédito: es.wikipedia.org

También se han encontrado meteoritos en la Luna y en Marte.

La mayoría de estos meteoritos sólo dejan un pequeño agujero, lo que no quiere decir que algunos hayan causado daños en los lugares donde han caído.

Por otro lado, los cuerpos pedregosos o helados, aunque son relativamente grandes y pesan varias toneladas, se desgastan en la atmósfera.

Por tanto, aunque producen grandes cráteres, quedan totalmente destruidos y no se encuentran restos del meteorito.

Los meteoritos que experimentan fragmentación en la atmósfera, pueden caer como una lluvia de meteoritos, que puede variar desde unas pocas rocas hasta miles de guijarros.

En la provincia del Chaco, en Argentina, existe una extensa llanura denominada “Campo del Cielo”. Ahí se encuentra el segundo meteorito más grande conocido. Su cráter fue descubierto en 1969.

Chaco
El meteorito Chaco, en Argentina. Tiene un peso aproximado de 28.840 kg. Crédito: es.wikipedia.org

Aproximadamente el 86% de los meteoritos que caen sobre la Tierra, están compuestos principalmente por minerales de silicato.

Parecen provenir del cinturón de asteroides y de la Luna, ya que incluyen rocas similares a las traídas a la Tierra por los programas Apolo y Lunik.

También contienen pequeñas cantidades de materia orgánica, que incluye aminoácidos.

Tienen 4.500 millones de años y se cree que son materiales antiguos del cinturón de asteroides, que no formaron planetas.

La rápida disponibilidad de una gran cantidad de meteoritos que se podían encontrar con relativa facilidad en lugares de fácil acceso en los desiertos africanos, condujo al rápido aumento de la colección comercial de meteoritos.

Meteorito lunar
Se sabe que este meteorito vino desde la Luna. Crédito: en.wikipedia.org

Este comercio aumentó significativamente cuando se descubrieron algunos meteoritos de la Luna y Marte en Libia.

La mayor parte del material se vende a coleccionistas privados, especialmente en Argelia, Libia, Omán y Marruecos.